sábado, agosto 22, 2009

Up ***


Durante las vacaciones he tenido tiempo de ver algunas películas, algunas curiosas, algunas novedades, algunas pendientes... entre ellas, y una que pensaba no me iba a gustar demasiado: Up, aunque no fue así.

Desde el día que me dijeron que estaba inspirada en el Quijote y vi el trailer me dije que qué habían hecho porque no tenía absolutamente nada que ver. A pesar de lo atípico de los protagonistas, un anciano algo cascarrabias y un niño algo tonto y gordinflón, la película no cojea por ahí sino todo lo contrario, ellos dos, y la mujer del anciano, son el plato fuerte.

La historia de amor de Carl y Ellie es preciosa, el motor y la razón de ser de la película. Viejos sueños que no pueden ser cumplidos en vida, llenos de aventuras, que Carl logrará cumplir una vez difunta su esposa en compañía del jovencito boyscout que se convierte en el hijo que nunca tuvo. Aquí no pude evitar emplear el pañuelo.

Lo que falla son los perros, los protagonistas de la otra parte de la historia que no me parece demasiado atractiva y que hacen perder la magia inicial de la película.



Perros que son los únicos peluches o muñecos que constituyen el merchandising de la película por no considerarse comerciales un gordito y un viejo, por otra parte, entrañables. Esta parte perjudica seriamente mi valoración, aun así os recomiendo a todos que la veáis sentados en el sofá tan plácidamente y felices como aparece aquí Carl.

4 comentarios:

Fergus el Destructor dijo...

Estoy de acuerdo en tu valoración.

Dos películas mezcladas, pero no revueltas; una infantil y otra adulta; y la segunda mucho mejor que la primera... supongo que la idea es que salgan medianamente contentos del cine los padres y los niños.

Ireth dijo...

Es probable aunque no sé si han acertado.

Por lo menos es una película diferente y un tanto sorprendente. Ya no la llamaré "Down" ;-).

Anónimo dijo...

Discrepo. Yo no disfrutaba tanto con una película hecha por ordenador desde "Toy story". Es verdad que hay un cambio brusco en el tono (y sí: los diez primeros minutos son una de las historias de amor más bellas del cine), pero me parece que el resultado es estupendo. Al principio lo de los perros tampoco me convencía, hasta que me di cuenta de que estaba en medio de un ataque de risa de esos que dan agujetas. ¡Y luego vuelve el momento fuente con el álbum de recuerdos! Creo que es una película muy completa (amor, amistad, risas, llantos, maloso, engaño, desilusión, aventura... ¿me dejo algo?) y que los cambios de tono favorecen la sorpresa sin perjudicar la historia.
¡Jo, no me digas que no te reíste con lo de: "¡Ardilla!"!

Clara

Ireth dijo...

Estoy contigo en lo de que la película es completa Clara, es verdad que reúne multitud de ingredientes. Aun así la historia de los perros, que no del malo, sigue sin atraerme así como lo del hecho que hablasen con los collares, era algo siniestro el aire que daban, no sé. Pues ahora mismo no recuerdo el golpe de "ardilla"...