lunes, junio 19, 2006

El niño que gritó puta ***: 20 aniversario de los cines Renoir (1986-2006)

Con motivo del 20 aniversario, los cines Renoir de Zaragoza, así como los de otras ciudades españolas, han organizado unas jornadas, aquí del jueves al domingo, en las que ofrecían el visionado de películas tales como Solas, Living las Vegas, El Bola, Días contados... a un euro. De todas yo sólo he visto El niño que gritó puta (The boy who cried bitch), la primera película de Juan José Campanella rodada en EEUU, la versión era original subtitulada.

La película estaba bien, resumiendo mucho: un niño que le hace la vida imposible a su madre, que deja también bastante que desear. Un niño violento, obsesionado con la guerra del Vietnam, internado en un hospital psiquiátrico en el que no surten efecto ninguna de las terapias que se intentan con él. Un final algo discutible desde el punto de visto ético... Una película de perfil muy diferente a lo que tiene acostumbrado Campanella, yo no controlo demasiado a este director, pero después de ver ésta y pensar en El hijo de la novia o en la serie Vientos de agua... la verdad es que hay diferencia... y mucha. En fin, versatilildad, lo llaman.

Un dato curioso, un jovencísimo Adrien Brody haciendo de adolescente con doble personalidad, Eddie. La verdad es que ha estado bien. Felicitar al Renoir por la bolsita de golosinas (ositos de gominola) que regalaban, así que "Feliz 20 cumpleaños", esperemos que este cine cumpla muchos más!

En otro orden de cosas, y sin tener nada que ver con este tema, no puedo dejar de mencionar el hecho de que en Trasmoz van a ponerle a una calle el nombre "Gol de Nayim", por su mítico gol ante el Arsenal. ¡Qué cosas! Si es que el fútbol mueve montañas (de dinero!).

17 comentarios:

Antonio Manuel dijo...

Pues sí, curioso giro temático el dado por Juan José Campanella desde esta película a sus últimos trabajos argentinos... será que el caso es experimentar hasta que te llega el éxito...

Buena, y dura, película desde mi punto de vista. Una visión llevada al límite de una problemática muy latente actualmente: los problemas educacionales de niños conflictivos y las consecuencias en las familias y entornos que los sufren.

Discrepo contigo Ireth solamente en tu comentario sobre el final: "Un final algo discutible desde el punto de visto ético...". Considero que tal como se fue desarrollando la historia no había alternativa posible a dicho final, sólo hubieran podido variar las formas; lo contrario hubiera sido sido atentar contra la inteligencia del espectador creando algún tipo de desenlace optimista o feliz más propio de una pelicula infantil que de un drama social irreversible.

Particularmente subiría tu calificación a 4 estrellas... principalmente porque me niego tajantemente que una película de Campanella tenga la misma puntuación que "El código da Vinci"!!!

Pd: Exijo el reparto continuo de ositos de gominola por parte de los cines Renoir en cada sesión a partir de ahora... que estaban muy buenos! ;-)

Ireth dijo...

Jajajajajaja, a ver, voy a intentar dar una explicación que tal vez no acabes de encontrar coherente Antonio Manuel:

Veamos, para mí "El código da Vinci" y "El niño que gritó puta" son dos películas totalmente diferentes, mientras que a la primera la considero de distracción, comercial y de puro entretenimiento, a la de Campanella la considero "seria" y con miga. De tal forma que aunque tengan las mismas estrellas en ningún caso son comparables.

Quiero decir... que al "Código" la califico según un baremo, en relación con otras películas del estilo y unas expectativas que yo considero deben satisfacerme: así, me pareció una buena película para pasar el rato.

Y "El niño que gritó puta" es una película diferente, que aborda un tema moral que hace reflexionar, toca muchos aspectos que tienen que ver más con lo humano y lo real (no como el "Código"), por lo que requiere otro tipo de crítica. Y... también es una buena película pero en otro sentido.

No sé si me he explicado bien, y si te sirve la argumentación.

En cuanto al final me reafirmo en lo dicho: yo tampoco hubiera querido un final de "y vivieron felices y comieron perdices", ni mucho menos, pero me resisto a pensar que matar el problema era la mejor opción, lo siento. Quizá el fallo estaba en que los organismos sanitarios no querían hacerse con el problema. Pero, partiendo, claro, de que la peli es una ficción, existe el internamiento y la medicación antes que la muerte.

¿La inteligencia del espectador? Ahora que lo nombras, en este sentido, me ha parecido muy poco creíble la parte de la chica y el descubrimiento del amor, no cuajaba con la trayectoria del chico, un poquito metido con calzador creo yo. Me parece que Campanella en diferentes momentos abría posibilidades de reforma: Eddie, la chica, el nuevo hospital... para después quebrarlos totalmente. Para mí existía algún tipo de remedio (con mucho tiempo por delante, claro).

En fin, que ya he soltado un discurso y me he puesto en tono serio... Que yo también quiero más ositos!!!!!!!! jajajajajajaja ;-)

Antonio Manuel dijo...

Ayyyyy!!.... cómo te gusta intentar reinsertar pequeños delincuentes....!!! ;-)

Me iba a escribir una parrafada sobre la actual permisividad de la Ley del Menor que sufrimos en este país, pero creo que un ejemplo da más luz a lo que quiero expresar:


Sandra Palo murió en 2003, tenía 22 años y un retraso por el que tenía una edad mental de 11 años, fue secuestrada, violada, apaleada, atropellada 15 veces y finalmente quemada viva hasta su fallecimiento... en manos un "adulto" de 18 años... y de tres menores. Estos últimos fueron condenados a 8 años de internamiento en un reformatorio y cinco años de libertad vigilada los dos más mayores, y a cuatro años de internamiento y tres de libertad vigilada el más "pequeño"...

¿Eso vale el sufrimiento y la vida de una chica?... ¿De veras servirá para algo, o en unos años puede volver a pasar?...

El "adulto" fue condenado a un total de 64 años de prisión (de los que por supuesto sólo cumplirá el máximo de 30)... Sólo tenía unos meses de edad más que alguno de los otros acusados...

¿No es un verdadero chollo el hacer lo que quieras porque aún no tienes la edad penal?...

Los delincuentes adolescentes ya se han dado cuenta de su impunidad, pero nuestros dirigentes no, ¿no es triste?.



Por Dios!!!... Pues sí, sí... parece que el tema nos pone serios... pero a veces creo que vale la pena reflexionar y hacer reflexionar sobre temas que tenemos más cerca de lo que creemos, ¿verdad?...

Rickk dijo...

Bueno, bueno, yo no he visto la peli, aunque ésta creo que me habría encantado (y ya sabéis que soy muy exigente con el cine...). Aunque sólo fuera por esas golosinas que ansioso estoy de probar de tan bien que habláis de ellas, je, je.

Bueno, bueno, a mí también me parece una mierda la Ley del Menor por innumerables razones que ahora mismo no tengo tiempo de exponer (hoy tengo dos exámenes y mañana otro), ¿para qué engañarnos?. De todos modos, hay que tener en cuenta que no se puede controlar lo que va a hacer la gente porque, quizá retengas a uno que ha cometido un crimen... Vale, ése ya ha satisfecho su deseo, al menos por un rato, pero los que aún no lo han satisfecho son justamente los más peligrosos. Se habla incluso de una especie de efecto dominó: Lo hace uno y, a raíz del tema, lo hacen todos los que tenían ganas pero se resistían. Sí que es verdad que el que peca una vez tiende a repetir más facilmente porque ya está manchado de pecado y le da más igual, pero todos somos delincuentes en potencia...

Conclusión, a pesar de que no soy partidario de la violencia, lo que tendrían que hacer los papás y las mamás de esos niñatos es darles una hostia bien dada de vez en cuando para que vean lo que se siente cuando te lo hacen: Conductismo puro y duro.

Ciao.

Ireth dijo...

Antes que nada, quiero agradeceros por el nivel de los comentarios de los dos últimos post, ya que se han abierto verdaderos debates en condiciones, cada uno aportando desde su propia visión.

A ver cómo abordo esto... "todos somos delincuentes en potencia...". Buena frase Rickk, y bien cierta. En realidad, todos somos muchas cosas en potencia, todo consiste en que fomentemos unas y contengamos otras desde nuestro raciocinio, que es lo que nos diferencia de la animalidad.

"Los delincuentes adolescentes ya se han dado cuenta de su impunidad, pero nuestros dirigentes no, ¿no es triste?." Muy triste, Antonio, demasiado. Sigo pensando igual, me da lo mismo un reformatorio que la cárcel tal como está el sistema actualmente, ninguna de las dos cosas me sirven. Primero porque las leyes a este respecto ni son justas, ni están bien elaboradas y, algo muy grave, no se aplican equitativamente. Por eso para mí el problema no es matar el problema, pero tampoco encerrarlo entre cuatro paredes a cuerpo de rey, básicamente porque la conducta de esa persona no va a cambiar en la mayoría de los casos. Creo que aquí todos estaremos de acuerdo...

Creo en la reinserción, el problema es que, para mí, hoy por hoy, no hay nada realmente productivo en este sentido. Y, por supuesto que en el caso de que te toque una desgracia como la que expones de cerca, da pie a plantearse las cosas de otra manera... En fin, siempre pensaré que el problema viene por la vía de la educación (muchas veces ligada a cultura, y con esto no quiero ser clasista en ningún momento) en la mayoría de los casos (siempre habrá que reservar un pequeño porcentaje a las enfermedades mentales que requieren otro tratamiento).

El caso interesante es el de los criminales "sin problemas psíquicos" para entendernos, los que en plenas facultades y de manera premeditada o natural utilizan la violencia. Una gran vía viene de infancias difíciles, de entornos marginales, y cuando desde pequeño se es criado así luego es prácticamente imposible cambiar a las personas.

En definitiva, deberían estudiarse otras medidas porque desde luego la cárcel y el delincuente de brazos cruzados y a mesa puesta no es la solución. Tampoco la violencia (¿ojo por ojo y diente por diente?). Ahí está el difícil camino de la Humanidad y de la democracia (ya que de ninguna manera debería aplicarse, en mi opinión, la pena de muerte). Rickk apuntabas:

"a pesar de que no soy partidario de la violencia, lo que tendrían que hacer los papás y las mamás de esos niñatos es darles una hostia bien dada de vez en cuando para que vean lo que se siente cuando te lo hacen: Conductismo puro y duro."

Conductismo puro y duro, estímulo-respuesta. Habrá que tornar el estímulo-reacción violenta por lo contrario. Quizá suene demasiado idealista y utópico, pero prefiero pensar así y dejar siempre una puerta abierta a la esperanza en el género humano, en una época en la que cada vez es más difícil mantenerla.

A este respecto quiero recomendaros el último artículo de un escritor, articulista y director de cine que me gusta mucho (sobre todo en relatos como "F. era un hombre gris", etc., sencillamente buenísimos!), David Trueba, en El Dominical de El Periódico: "¿Por qué callas, señor?". Es una pena, pero no lo he encontrado en la red. Se relaciona con estos temas y habla también sobre el gusto de restarse responsabilidades propias siendo tan sencillo achacárselas a "Dios".

En fin, que ya me he extendido demasiado... Gracias de nuevo! Y a seguir así!

Rickk dijo...

Muy buen comentario, sí señor. Me ha gustado. Como siempre, coincido en la mayoría de los puntos.

En cuanto a lo de la hostia que comentaba yo, no me refiero a que por cualquier cosa mala que haga le den una hostia (algo contra lo que estoy en abundancia), sino al hecho de que muchas veces uno no es consciente del mal que está causando a otros con sus caprichos hasta que lo experimenta como si estuviera en las carnes de los demás. Por supuesto, tampoco me refiero a que le den una paliza ni nada por el estilo, pero sí que hay mucho crío por ahí suelto (muchas veces debido a la familia en la que han crecido) que van en plan de sufridos y qué malo es el mundo y, en lugar de mejorarlo, vamos a destruirlo... Lo cual es deprimente, pero, como siempre digo, cada uno con sus hobbies. Saludetes.

Richi.

P.D.: A veces el ojo por ojo es lo que evita que te saquen el otro ojo...

Ireth dijo...

No, Rickk, si había entendido perfectamente lo que querías decir, a lo mejor no me he explicado bien (no me extraña, tanta parrafada que he metido...) pero estoy totalmente de acuerdo contigo en eso (lo único que me cuesta ya es la postdata... ;-))

Antonio Manuel dijo...

Muy interesantes los planteamientos...

Creo firmemente que no hay reinserción que valga para algunos tipos de delitos, principalmente los que terminan en muerte, porque con ciertas intencionalidades no se debería de permitir que el delincuente volviera a pisar la calle.

En cuento a mi ejemplo, Ireth, más que destacar el lugar de confinamiento, quería remarcar la duración de las penas (8 o 4 años frente a los 64 de su complice mayor de edad) cuando el delito es el mismo cometido por un adulto o un menor.

Por supuesto, que las leyes son un desastre y no hay métodos efectivos de reinserción; pero es que no los ha habido nunca y creo que nunca los habrá, porque la verdadera reinserción debe ser personal e interior por parte del delicuente, sin su concienciación no haremos más que gastar dinero público en psicólogos, psiquiatras, asistentes sociales, etc...

Y sí, yo estoy de acuerdo con Rickk y su postdata... igual debería, pero nunca he comulgado demasiado con eso de poner la otra mejilla...

Ireth dijo...

Bien, Antonio, que me parece que, al fin y al cabo, todos hablamos de algo parecido y no estamos tan lejos en opinión:

"con ciertas intencionalidades no se debería de permitir que el delincuente volviera a pisar la calle". Por supuesto que no, esto se relaciona con otra idea que apuntabas muy bien: "quería remarcar la duración de las penas (8 o 4 años frente a los 64 de su complice mayor de edad) cuando el delito es el mismo cometido por un adulto o un menor".

Una vez más la cárcel no es la solución, empezando porque ni siquiera se cumplen las condenas, si ya de por sí las consideramos escasas.

Y en el caso de jóvenes es triste conocer noticias en las que de forma premeditada cometen crímenes conociendo las "lagunas" de la ley de protección del menor, eso sí que es preocupante, y que no se modifique la ley ni se haga nada para remediarlo a sabiendas de lo que pasa (luego a lo mejor un pobre hombre roba una sandía, por decir algo, por pura necesidad y desesperación, sin pensar dañar a nadie, y se pega una temporadita en la cárcel mientras un ricachón con millones y millones estafados duerme calentito en su mansión).

Es cierto que determinados delincuentes no deberían pisar la calle, pero tampoco deberían quedarse "de rositas" en la cárcel. Siempre he pensado que debería existir algo así como una cárcel-ciudad, me explico: un lugar donde los presos trabajaran, obtuvieran su propio alimento y productos (algo así como un sistema autárquico), vamos una sociedad al margen "de la nuestra" donde no se les diera todo hecho. Allí deberrían convivir o matarse entre ellos, como prefirieran, pero a la larga creo que optarían por lo primero. No sé si es un despropósito pensar algo así, si es así es simplemente mi parecer como tantos otros, pero me parece un modo de "reinserción" en el que se enfrentan a una realidad en la que deben cambiar si desean sobrevivir.

Sí, sí, ahora me diréis que es ciencia-ficción... ya lo sé.

Antonio Manuel dijo...

Se va un poco del tema, pero no he podido resistirme a transcribiros parte de una noticia... porque sencillamente me he quedado anonadado... ¿Intento de reinserción o morbo captador de audiencia? Vosotros mismos... pero ya sólo nos faltaba que se premiara el cometer un delito y estar ingresado en prisión con convertirte en una estrella de la televisión, y encima a través de la pública... sí, sí, la que pagamos todos...


El nuevo programa que Televisión Española se graba en la cárcel de El Dueso (Santoña, Cantabria). Bajo el título El coro de la cárcel, su objetivo es mostrar el esfuerzo de un grupo de 12 internos por afinar sus voces. Una especie de Operación Triunfo, pero sin más premio que preparar un concierto junto al grupo El Consorcio con la célebre y eurovisiva canción Eres tú como telón de fondo.

Concebido como una mezcla de géneros (documental y realidad), tiene un cierto paralelismo con la cinta francesa Los chicos del coro. TVE espera tener el programa listo para el estreno a principios de julio. Saldrá al aire en horario de máxima audiencia (a partir de las 22.00).

Ireth dijo...

Hola Antonio!

Gracias por la noticia, la verdad es que no la había oído. Está claro que en televisión ya no se sabe qué hacer, y ya es sabido que el morbo vende... Habrá que ver por qué derroteros y qué enfoque y tratamiento dan al programa...

Que quede claro también que soy partidaria de los talleres tipo teatro, deportes, manuales, ... en las cárceles y otros centros... pero de ahí a grabarlo para un programa de televisión de estas características, creo que es algo peligroso y que podría traer malas consecuencias...

Aprovecho para nombrar otra noticia que ha salido hoy en prensa y que, aunque también se aleja un poco está relacionada con el tema: "Sólo un 46% de los padres reconoce implicarse en los estudios de los hijos". Podéis leer más en:

http://www.heraldo.es/heraldo.html?noticia=169136

Creo que los padres cumplen una función fundamental en la educación de sus hijos y en la creación de su currículum vital posterior.

Saludos y gracias otra vez por la calidad de los comentarios!

Rickk dijo...

Buenas.

Estoy de acuerdo con los dos. ¿Que cómo es posible? Pues porque estoy de acuerdo con la esencia de ambas que es la misma: evitar el crimen. Además, me parecen propuestas muy interesantes.

Antonio Manuel, te doy toda la razón en cuanto a que lo único que faltaba ya era que la gente cometiera crímenes para poder salir en el coro de la tele... Estos programas incitan a la vida criminal, de la misma manera que todas esas películas en las que se pone al criminal como el bueno... Por poner algún ejemplo: "El silencio de los corderos" y sus secuelas, que no sé ahora mismo si es una, dos o cuántas (que sí, me parece muy bien que los criminales tengan también una parte sensible, pero no hay nada más antieducativo que proponer como modelo de conducta a un personaje que se dedica a matar a sus semejantes simplemente porque tiene hambre y, en lugar de comerse los ositos de gominola del Renoir, que deben de estar extradeliciosos, prefiere comer higadillo...). Otro ejemplo: cualquier película de ésas de ladrones de coches, asesinos, mafiosos, etc. en las que lo que "mola" (según he oído a centenares de personas) es pegar tiros, matar, violar, robar, secuestrar, torturar, humillar, y otros muchos comportamientos semejantes.

Por otra parte, me ha llamado bastante la atención, Ireth, tu idea de la ciudad de delincuentes. Me ha parecido una utopía/anti-utopía especialmente interesante. Si te digo la verdad, nunca me había imaginado algo parecido, pero creo que realmente podría funcionar. Yo te doy mi voto de confianza para llevar a cabo tal empresa. Así que ya sabéis, nos tenemos que meter a criminólogos cuando acabemos la carrera, je, je. Pues, lo dicho, me ha gustado la idea porque, como muy bien indica Antonio Manuel, la reinserción social parte del individuo, no del psicólogo, trabajador social, juez, o lo que sea. Es el propio individuo el que acepta unos valores, que puede cambiar con el paso del tiempo. Pero ha de ser él quien lo haga, o nuestro empeño se consumirá en vanas cenizas. Y creo que esa ciudad utópica de ex-criminales podría hacerles cambiar. Y, si quizá no al principio de su estancia en esa ciudad, estoy seguro de que acabarían por recurrir al pacto social del que tanto se hablaba por allí por la Revolución Francesa pues, como dice Platón por boca de uno de sus personajes, las ciudades las construyen "Aídos kaì Díke" (respeto/temor y justicia). Y quede claro que cuando hablo de utopía, no hablo de algo irrealizable (como tiende a pensar la inmensa mayoría de la gente), sino de algo que ahora no existe pero que potencialmente podría ser uno de los mayores descubrimientos/inventos de la humanidad (¿quién fue el primero en tachar de absurdo/irrealizable la abolición de la esclavitud? ¿quién fue el primero en tachar de utopía...?). Si los legisladores leyeran este blog... que bien se impulsaría la vía hacia la diosa Justicia.

Saludos.

Kaì Aídos kaì díke, ô fíloi mou!

Ireth dijo...

Gracias por la alta consideración que has tenido de mi idea-propuesta. Me ha gustado mucho tu concepto de utopía:

"cuando hablo de utopía, no hablo de algo irrealizable (como tiende a pensar la inmensa mayoría de la gente), sino de algo que ahora no existe pero que potencialmente podría ser uno de los mayores descubrimientos/inventos de la humanidad".

No sé, esa cárcel-ciudad es algo que siempre he pensado: vale, seguirían recluidos sin contacto con lo exterior, pero no perderían la posibilidad de socializarse, trabajar, ... en definitiva, de vivir dignamente y según una moralidad y ética.

Ya se sabe, violencia en el cine, en la tele, en los videojuegos, ... de manera incontrolable allí por donde vayas. De otro lado, la visualización de la misma siempre se ha considerado como un mecanismo de liberación de la represión del inconsciente... Supongo que en su justa medida no es perjudicial por esto mismo, porque en el hombre hay una parte de instinto y animalidad que no podemos negar (que, claro, se equilibra con el sentido común que nos caracteriza).

"Si los legisladores leyeran este blog... que bien se impulsaría la vía hacia la diosa Justicia." Jajajajaja, gracias otra vez, pero no creo que empleen su tiempo en pasarse por aquí, y menos en tomar en consideración estas ideas (o por lo menos de momento ;-)).

Rickk dijo...

Opino lo mismo que tú, y es una desgracia que los legisladores no se lean todas estas líneas. Aunque luego no lo fueran a llevar a cabo, al menos los induciría a pensar y reflexionar un poco, que nunca va mal. Si los que llevan el poder no se ausentaran de las cámaras de gobierno como se ve siempre en la tele que hacen y se tomaran en serio su trabajo... Algún día nos encontraremos una sesión de Parlamento vacía con únicamente el locutor en ella.

Saludetes.

Richi.

Ireth dijo...

Pues sí Rickk, me parece una vergüenza el grado de ausentismo, ya que su trabajo es estar allí, si no están de acuerdo que voten NO, y si no quieren opinar o les da igual, que voten en blanco o se abstengan, pero que acudan!!!! No puedo entender cómo puede aprobarse algo de semejantes características e importancia para el país sin ni tan siquiera la mitad del quorum, ¿cómo puede considerarse válido faltando algo más del 50%?

En fin... para qué cabrearse.

Rickk dijo...

Ya ves cómo funciona todo. Cuando conviene al que tiene el poder, da igual la legitimidad (y el otro partido ataca, para cuando consiga el poder hacer lo mismo que hacía el anterior...).

Saludetes.

Anónimo dijo...

[url=http://paydayloansheredirectly.com/#sqeww]payday loans[/url] - payday loans , http://paydayloansheredirectly.com/#vwmth payday loans