sábado, octubre 07, 2006

Salvador (Puig Antich) ****


“Visca Cataluña libre,… hijos de puta...” Con estas palabras terminó la sesión de 19:15h. de la película Salvador (Puig Antich) el viernes 29 de septiembre en los cines Renoir. Pero que nadie caiga en la confusión fácil, no es que la película acabe con estas palabras, no, sencillamente, y dejándonos anonadados, fueron pronunciadas por un espectador de la sala, en pie y con el puño en alto, durante los títulos de crédito.

Anécdota aparte, controvertida y mucho ha sido esta cinta de Manuel Huerga; todas las ideologías existentes han opinado sobre ella, y todas le han encontrado alguna interpretación socio-política contraria a sus ideales, llegando a crearse incluso movimientos y movilizaciones en su contra. Se va de la línea cultural original de éste nuestro blog el debate político que podríamos entablar sobre los hechos originales que se dieron a principio de los 70 o sobre los hechos filmados recientemente, y mucho y diverso escribiría sobre el tema, pero me centraré en el mero aspecto artístico de la película. Obvia decir en todo caso, que si la habéis visto o conocéis los acontecimientos reales podéis opinar sobre todo ello en las faceta que deseéis y que estaré encantado de comentar lo que se tercie con cada uno de vosotros.





El 2 de marzo de 1974, el joven militante del Movimiento Ibérico de Liberación, Salvador Puig Antich, se convirtió en el último preso político ejecutado en España mediante "garrote vil". Ésta es su historia y la de los intentos desesperados de su familia, compañeros y abogados por evitar su ejecución:

Durante las postrimerías de la dictadura franquista, un grupo de inspiración anarquista, el MIL, se embarca en una serie de atracos a fin de conseguir fondos para sus actividades de oposición a la dictadura. Salvador Puig Antich es uno de los jóvenes idealistas que forman parte del grupo. Aunque minusvalorados en un principio, la policía confirma la peligrosidad del grupo y comienza a desarticularlo.

En una operación destinada a detener a los miembros aún en activo del grupo, un confuso tiroteo finaliza con la muerte de un joven inspector de policía y la detención de los militantes del MIL, entre los cuales Puig Antich, también con heridas de bala, es acusado de haber matado al agente. Juzgado por un tribunal militar, con presuntas irregularidades, entre las que se encuentran la desaparición de pruebas, es sentenciado a muerte. Deseoso de mostrar su fortaleza ante una sociedad convulsa, el régimen desestima cualquier tipo de indulto y Salvador es ejecutado.




Una muy, muy, muy recomendable película en todos sus aspectos. Innovando técnicamente al ser rodada en formato HD, Manuel Huerga con su segundo film, basado en el libro “Cuenta atrás: la historia de Salvador Puig Antich” de Francesc Escribano, nos traslada a los últimos años del régimen franquista con una minuciosidad escenográfica impecable. Asistimos a una gran combinación de sentimentalidad (positiva y negativa) y de momentos de acción muy notables en una cinta nada partidista desde mi punto de vista (el mayor logro cuando se tratan estos tipos de temas) que consigue estremecer, emocionar, e incluso enervar al espectador durante todo su metraje a través de una tensión dramática sostenida y la estupenda combinación de imágenes y música (compuesta por Lluís Llach).





Con unas interpretaciones globales correctas donde disfrutamos de la aparición de los mejores actores secundarios del panorama español (Antonio Dechent, Celso Bugallo, Joel Joan, Joaquín Climent, …) ha de ser destacada de entre todas la del mejor Leonardo Sbaraglia de los últimos tiempos en el papel de funcionario de prisiones, y la sorpresa positiva del protagonista, Daniel Brühl, prácticamente inédito en nuestro país con excepción de la multipremiada cinta “Goodbye Lenin”.





Realmente a filmes como Salvador le sobran reseñas, críticas o comentarios técnicos, porque una película que muestra los hechos, que no los juzga, ni intenta condicionar o condenar, es una película que interpela, que da la palabra al espectador, para que sea éste el que diga que hechos como esos nunca más se deben volver a repetir.


11 comentarios:

Ireth dijo...

Llevaba unos días esperando tu crítica de "Salvador" que prometía por lo que me contabas, Elros. El resultado no defrauda para nada, todo lo contrario, has escirto una muy ciudada reseña de la película.

Ya sabes que a mí el filme no me entusiasmó tanto como a ti, me parece una buena película pero tampoco para tanto. Es cierto que viendo el trailer y leyendo lo que has escrito promete y mucho.

El hecho de no decantarse políticamente por un grupo, pues lo más fácil hubiera sido ponerse de lado del anarquista Puig y MIL como si fueran hermanitos de la caridad, es una virtud. Simplemente, se muestran los hechos como dices (siempre siguiendo una visión determinada al fin y al cabo).

El mensaje tiene que ser que el garrote vil (o cualquier pena de muerte) no debería haberse aplicado en ningún caso al joven en una sociedad avanzada.

Recuerdo que hace unos años trajeron a Zaragoza una exposición sobre brujería, y aparte de ciertos engendros y libros, podían verse potros de tortura de la Inquisición y otros instrumentos bárbaros del medievo. Si no me confundo, el garrote vil también estaba allí...

En fin, es una película recomendable por la temática, bien rodada, por qué no.

En lo que no acabo de estar de acuerdo contigo es en el personaje de Leonardo Sbaraglia, muchos críticos cinematográficos han escrito en la línea que yo opino sobre su papel:

Si bien yo no reprocho absolutamente nada en lo que respecta a su interpretación como hacen otros, me parece un personaje algo inverosímil, se introduce como moralina, pero no parece muy real. Hablan algunos de que encarna la justicia poética. Quizá sea la voz de la coherencia o la propia opinión del director.

De cualquier modo, se sea de la ideología que se sea, hay ciertas aberraciones que el ser humano, como tal, no debe permitir.

Elros dijo...

Estando de acuerdo, Ireth, en la impecable actuación de Leonardo Sbaraglia, que era lo que yo destacaba de él, no al personaje, también yo tuve mis dudas sobre la veracidad o ficcionalidad parcial del carcelero.

Como sabes me he estado informando más sobre todo el asunto y con respecto a lo que tratamos he comprobado biográficamente la trayectoria de Jesús Irurre, que aún sigue siendo funcionario de prisiones, y la película, con la que colaboró activamente, refleja fielmente sus ideologías (la inicial y la posterior) y sus actos.
Él mismo explica que el shock producido por la ejecución de su amigo le llevó a replantearse las que hasta ese momento fueron sus ideas, y que posteriormente se comprometió con la lucha por los derechos de los presos comunes colaborando con la COPEL (Coordinadora de Presos en Lucha).

Como ves, y como tú los citas, estamos en lo de casi siempre con algunos críticos, vierten opiniones subjetivas por indocumentadas sobre hechos y personajes de los que previamente no se han informado.

Ireth dijo...

Ummm, Elros, veo que tienes balas en la recámara dispuestas a dispararnos cuando hablemos de la historia de "Salvador" ;-)

No, ahora, en serio, gracias por el apunte histórico, no conocía nada acerca de Jesús Irurre. Aún así la construcción del personaje es algo extraña. Aunque ya se sabe que, muchas veces, la realidad supera la ficción.

sky4you dijo...

joe, cómo está el patio!

JoseAngel dijo...

No he visto la película, y sin embargo me parece imposible que exista eso que dices en la reseña de "una película que no juzga, que sólo muestra". También parece que la presentas como una película contra la pena de muerte. ¿No se contradice una cosa con la otra? Despues de todo, abrir la boca (o el objetivo de la cámara) es juzgar.

Elros dijo...

No encuentro en la crónica ningún elemento que haga pensar que califico la película contraria a la pena de muerte, a no ser que consideres mi/nuestra valoración personal como parte de la cinta...

Muy subjetivo eso de que "te parece imposible..." cuando tú mismo nos cuentas que no has visto la película... y poco objetiva la consideración de que un objetivo cinematográfico siempre juzga y no se puede limitar a mostrar. No sé tú, pero yo cuando "abro la boca" no siempre es para juzgar algo...

JoseAngel dijo...

¿Crees, pues, que la película no juzga sobre la justicia de la pena de muerte - que no está a favor ni en contra? ¿Que no valora positiva o negativamente los personajes o actitudes que en ella aparecen a favor o en contra de la pena de muerte? (que ambas posturas aparecen, es claro; que no sean valoradas por la película, es a lo que va mi pregunta). O sea, ¿es una película sin postura propia sobre esta cuestión, que realmente no toma partido, como dices?

Elros dijo...




Pd: Creo que sigues sin haber visto la película...

Anónimo dijo...

me parece una pelicula que te toca la fibra ,pensar que hace unos años no tan lejos pasaban ese tipo de cosas me hiela la sangre.mucha gente no es consciente de como tenia que vivir la gente bajo la dictadura de franco.la pelicula me parece muy real,y dura pero asi ocurrio.

Anónimo dijo...

Yo soY, una joven muy joven, a la que esta pel·licula realmente me ha canviado, la vida, me quede flipando cuando vi por primera vez esta pel·licula, i aun mas cuano me ley el libro de Francesc Escribano. Los que no emos conocido el Franquismo como yo realmente nos deja de piedra. Felicidades Manuel Huerga, eres un gran director i lo as exo muy bien.
Por otra parte felicidades a las hermanas Puig Antich i a toda su família por aver tenido el corage de vivir otra vez una tan trágica situacion, i tambien a Daniel Brüehl por tan buena interprteacion, soys lo mejor de verdad.
Aqui me tendreis para siempre.
Un saludoo enorme, de una amiga vuestra de Barcelona

Anónimo dijo...

Hi,

I begin on internet with a directory