sábado, enero 06, 2007

Cenicienta


Y tras doce meses de propuestas culturales de todo tipo que hemos compartido con todos vosotros, Ireth y yo cerramos, escénicamente hablando, nuestro inolvidable 2006 en el Teatro Principal con la nueva y recién estrenada producción del Ballet Carmen Roche: Cenicienta.


Rompiendo con toda línea tradicional, nos encontramos con una adaptación para pequeños y mayores que huye de estereotipos y no duda en sustituir hadas madrinas por magos, carrozas por monopatines, o narradores omniscientes por proyecciones de niños de entre 3 y 7 años que nos guían con su inocencia y humor en la trama y los cuadros escénicos al mismo tiempo que nos cuentan sus particulares ideas sobre el amor o la felicidad.

Con una estética moderna y elegante fuera de los barroquismos de Perrault, asistimos a un montaje vitalista, optimista, donde la apocada protagonista del cuento es ahora una chica positiva que supera las adversidades a ritmo de una gran coreografía de Tony Fabre (codirector de la CND) guiada por la música de Sergéi Prokófiev.

Un estupendo balé (sí, la RAE nos dejar usar las dos formas) que une lo clásico con lo actual, que agrada a todos los públicos, que entretiene y enternece, te hace "mayor" si eres niño y te retorna a la infancia si la abandonaste hace bastante tiempo,... un balé que sencillamente te hace sentir bien.


Un precioso punto y aparte artístico que cerró el año que acabamos de abandonar para dar lugar a un nuevo párrafo por escribir, nuestras vivencias del 2007, ¿las seguís comentando con nosotros? ;-)

Feliz año nuevo a todos!!

2 comentarios:

Barb dijo...

Hola!! Sólo quería desearos muy Feliz 2007 y también felicitar el blog, hacéis un trabajo genial! Saludos desde Italia.

Ireth dijo...

Feliz año a ti también Bárb, cuánto tiempo! Y gracias por los elogios a nuestro blog.

En cuanto a "Cenicienta", corroboro lo de un ballet que "hace sentir bien", y tengo que confesar y compartir con vosotros que Elros, pese a sus reticencias iniciales con el montaje por estar dirigido especialmente a niños, salió encantado (bueno, quizá sea algo hiperbólico ;-)), quiero decir que le gustó y cambió su opinión inicial.

Y es que era un espectáculo fresco, dominado por esa INOCENCIA, ALEGRÍA e IMAGINACIÓN que caracteriza a los niños, y que los "adultos" a veces olvidamos. En mi opinión las licencias y variaciones que se tomaron fueron bien llevadas (había alguna escena o personaje que me hacía recordar a Tim Burton). Y tengo que decir que, vistos dos balés (¿se escribirá así? jeje), la perfección técnica de los bailarines era mucho mayor en "Cenicienta", y a ello hay que añadir una enorme originalidad que se aleja de la idea más clasicista que podamos tener en mente.

En fin, una muy buena elección para ver algo diferente y de calidad. Un buen ballet o balé, que la RAE está para hacer lo que puede y lo que le da la gana!

Por cierto, os invito a comentar también, que últimamente estáis apagadillos.