viernes, diciembre 29, 2006

Tesorina


Tras una gira por múltiples localidades aragonesas, la última producción del renovado Centro Dramático de Aragón (CDA) se estrenó en el Teatro Principal en vísperas de las fiestas navideñas. Esta vez nos encontramos con una obra 100% aragonesa, desde su autor (Jaime de Huete) hasta sus intérpretes: Tesorina.


Tesorina es una comedia de corte celestinesco. Habla de los amores de un caballero y una dama que pese a las dificultades iniciales, alcanzan con su boda un final feliz, característico de la comedia. El amor entre Tesorino y Lucina como tema central de la obra se completa con la presencia de los amoríos que surgen entre los criados. La presencia de la figura de Celestina es obvia, aunque con la singularidad de que su actividad es ejercida por un fraile, confesor de Lucina. Siguiendo la línea de la lírica y de la novela sentimental de la época, Tesorino aparece con frecuencia como doliente y triste amador, y que a diferencia de los protagonistas de la época en la que está escrito este texto, su figura aparece fortalecida, como sucede en la comedia clásica y en la italiana, por el sentido carnal que se da a su conquista, manifestado también en todos los personajes, sin distinción ni clase social, situaciones muy propias de las comedias del Renacimiento.


Ya dejando la faceta más filológica, una obra interesante donde el texto es enaltecido en algunas interpretaciones y destrozado en otras, con una escenografía muy bien conseguida a imagen de una villa medieval, al igual que un detallista vestuario.

Estamos en resumen ante lo que fue una versión para el pueblo de la inmortal obra de Fernando de Rojas: Tragicomedia de Calisto y Melibea, de la que todos los textos aureos (y posteriores) son deudores en una faceta u otra, y que ha sido, es, y será (por mucho que algunos quijotescos se empeñen en lo contrario) la mejor obra de nuestra literatura.

4 comentarios:

Ireth dijo...

Para ser sincera, tengo que decir que la adaptación de "Tesorina" no me gustó, pues creo que fue eso lo principal, que no me convencieron las interpretaciones. La verdad es que no he leído el texto y tampoco puedo valorar las modificaciones que ha sufrido, pero tampoco me parece excelente. Que divirtió al público, pues sí, pero creo que poco más... Quizá fuera más sugerente en su puesta en escena por los pueblos. Bueno, añadir que me permitió ver sobre escena a un joven viejo profesor de teatro.

Y, bueno, Elros... ¡cómo haces esas afirmaciones rotundas de La Celestina como la mejor obra de nuestra literatura! ¿Y desmereces al Quijote? Podría ponerme a ensalzar mi querido Quijote y a "criticar" la Celestina, pero no me parece lo correcto, y menos en una filóloga. ¿Cómo criticar una obra maestra como la Celestina? Sólo diré que para mí siempre estará en la cima de la montaña la obra cervantina. Pero, para gustos, los colores... y, en este caso, cualquier elección sería de buen gusto. ¿O no? No entro en polémicas querido jeje ;-)

Elros dijo...

Ok Ireth, me parece muy bien que no entres en polémicas... y más teniendo en cuenta que tratándose de ti no me sería cómodo dejar en evidencia a tu obra favorita (sobrevalorada gracias a criterios muy discutibles) en beneficio de la obra que ha aportado más novedades técnicas y estilísticas a nuestras letras...

De todas formas no me resisto a compartir con nuestros visitantes un fragmento de "La Celestina"...:


"Iretheo soy y a Ireth adoro y en Ireth creo y a Ireth amo".


... Era así, ¿verdad?... :-§

Ireth dijo...

Sí, Elros, creo que has clavado el pasaje! Pero ten cuidado, que por esas líneas fue perseguido por la Inquisición, no vaya a ser que seas un herejillo! ;-§

JoseAngel dijo...

El cartel que han puesto no creo que atraiga mucho público... aunque combina de manera bastante chistosa con el título. Tesorina encima, parece que dice, así en acento mañico.