jueves, junio 21, 2007

En blanco y negro


Recuerdo que, cuando era pequeña, nunca quería ver una película en blanco y negro porque pensaba que eran un rollo, algo antiguo que no merecía la pena ver.

Con el paso de los años descubrí que cometía un gran error pensando eso. Por supuesto que me encanta el cine en color, claro. Lo que quiero decir es que hay películas, obras maestras, en blanco y negro que no me imagino en color y, que de estarlo, pienso que nunca serían lo mismo. Algunas de ellas las colorean pero prefiero el original y lo mismo me sucede con algunos remakes de clásicos del cine, rara vez están a la altura de la genuina (pienso, por ejemplo, en Psicosis).

En la actualidad creo que el cine en blanco y negro está algo olvidado pero a mí me sucede que, de vez en cuando, me gusta disfrutar con él (o incluso me relajo en exámenes con cortos de cine mudo).

Ser o no ser, El gran dictador, Tiempos modernos, ... Recordemos dos finales míticos: Casablanca y Con faldas y a lo loco.




Quede aquí un pequeño homenaje al cine que no podemos ver a todo color.

13 comentarios:

JoseAngel dijo...

Y aún están los que han hecho películas en blanco y negro a idea, como Woody Allen, o incluso películas de cine mudo a conciencia, como Beckett (una llamada "Film").

AITOR dijo...

Creo que es virtualmente imposible hacer una película con tanta clase como Casablanca. Puro arte, sin duda.

Y qué decir de Billy Wilder, aparte de que es un auténtico genio. Yo me quedo con "El apartamento", que es una verdadera gozada, y con todas las de cine negro (Perdición, El crepúsculo de los dioses), un género que casi se podría decir que no tiene sentido en color (que se lo digan a Sin City).

La verdad es que tengo que reconocer que yo también, de pequeño, era capaz de prenderle fuego a la televisión antes que ver una película en blanco y negro. Eso sí, con el tiempo vi la luz, para regodeo, como no, de la generación que nos precede, siempre dispuesta a restregar este tipo de cosas...

La verdad es que no sé que tenían los guiones de aquella época, pero desde luego tenían una magia que se ha perdido. Y no estoy diciendo que ahora no se hagan grandes películas, por supuesto, sino que los clásicos tienen un punto que nadie ha sido capaz de recuperar.

Eso sí, también creo que hay algunas a las que no les ha sentado bien el paso del tiempo y se siguen considerando clásicos, como "12 hombres sin piedad" o "Arsénico por compasión".

Ah, y no se puede hablar de cine en blanco y negro sin mencionar, al menos de pasada a Kurosawa, a Ciudadano Kane (que debería volver a ver algún día de estos), a Hitchcock (Rebecca sí que la vi mil veces de pequeño porque le encantaba a mi madre), y a cierto bichejo cuya exclusión estoy seguro de que Fergus se encargará de recordarte...

Ah, y Charada y Desayuno con Diamantes y Luces de la Ciudad y El Séptimo Sello y Casablanca otra vez, (siempre Casablanca...)

Ireth dijo...

Sí, Jose Ángel, también están los que mencionas. Recuerdo ahora una curiosa película que me gustó en su momento y de la que ya no recuerdo demasiado: Pleasantville.

Aitor, estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices, me uno al Criterio Único. Eso sí, no pretendía hacer una lista de buenas películas: sólo he nombrado algunas. Por supuesto que está el gran King Kong de Fergus (y que tengo que volver a visualizar en algún momento), no es que la olvidara.

Ya que la nombras, muy buena El séptimo sello, y de Kurosawa también me llamó la atención Rashomon por la mezcla de historias.

Tienes razón, hay algo en los grandes clásicos que los hace irrepetibles. Películas sin apenas medios, sin efectos, y que a golpe de guión consiguen lo que otras nunca conseguirán.

Fergus el Destructor dijo...

Has elegido 2 películas muy representativas y de estilos muy diferentes para ilustrar tu post, "Con faldas y a lo loco" aun la tengo pendiente.

También a mí me parece que hay grandes películas en blanco y negro, es una pena que la mayoría de personas de nuestra edad no las disfruten (yo aun no e conseguido que muchos amigos y familiares vean King Kong solo por... "es que es en blanco y negro y viejísima").

De todas formas tengo que decir que a mi parecer todas estas películas de épocas pasada adolecen de un cierto infantilismo, aunque no siempre es del todo malo.

Es una injuria que la 8º y la 9º Maravillas no se conozcan, te ofrezco mi ayuda para remediarlo en cuanto sea posible.

AITOR dijo...

¿¿¿Infantilismo??? Sólo hace falta ver el cambio que sufre el propio King Kong, de una bestia asesina sin remordimientos que sólo deja de matar cuando quiere follarse a la rubia, a un monito tierno que se ríe cuando ve malabares... no me fastidies.

Y en cuanto a las demás, tampoco creo que se las pueda tachar de infantiles. Puede que haya algunas comedias que sí tengan cierta "inocencia" en sus planteamientos, pero es parte del encanto, como todos esos diálogos llenos de dobles sentidos, a caballo entre la ironía y el flirteo, que abundan en el cine clásico.

Ireth dijo...

Fergus, acepto tu ayuda encantada para remediarlo, como dices, en cuanto sea posible.

Sí que te pones agresivo Aitor jeje. No sé, quizá con lo del "infantilismo", "inocencia" yo interpreto que en aquellas películas existía por un lado la censura y, por otro, una mentalidad algo diferente a la actual, con lo cual es imposible encontrar ciertos contenidos actuales en ellas y nos chocan ciertas escenas o diálogos.

Fergus el Destructor dijo...

La verdad es que no se muy bien como explicar lo que e dicho.

Está relacionado como decía Ireth con la mentalidad, pero no es exactamente eso... reflexionaré, buscaré ejemplos y regresaré con una demostración empírica y un Doctorado en Cine por la Universidad de
Cambridge.

Ireth dijo...

Jajaja, esperaremos ansiosos tu reflexión Fergus!

Ya que parecen exigirse datos empíricos, quizá yo también un día consiga demostrar lo de las plantas jeje.

Fernando dijo...

XD Lo de las plantas era medio en broma. Me asustó la storm.

En esto estoy con Aitor, de infantilismo nada. La cosa va por géneros: las comedias románticas por lo general tan sencillas antes como ahora; los pepla, igual, exceptuando obras maestras (de antes, Espartaco, o de ahora, Gladiator); etc., etc. Pero la reflexión que hacen sobre el ser humano los grandes clásicos que habéis citado, por ejemplo, es tan válida ahora como en el momento en que se estrenaron. Aunque a veces, como dices Ireth, nos cueste conectar.

Abrazos!

Fernando dijo...

Infantilismo en todo caso ahora. Ya me diréis qué película de hoy se atrevería a coger a un hijo de puta como Stanley Kovalsky (Un tranvía llamado deseo) y convertirlo en un mito sexual, sin juzgarlo con falsos moralismos. Por ejemplo, ;-)

Ireth dijo...

Jeje, vale Fer, aunque lo nuestro no sea exactamente científico a veces resulta complicado demostrar las cosas. Otra gran película la que has nombrado Un tranvía llamado deseo.

De todo hay antes y ahora, sí que creo que por ejemplo en la relación hombre-mujer del cine de antes sí había más clichés o convencionalismos que ahora, lo que no quiere decir que no haya picardía y que todo sea inocente, simplemente es diferente. Recuerdo ahora aquel diálogo (que también te gustó en su día Fer) de Bogart. Hay ciertos personajes irrepetibles, quizá dentro de unos años se hablará del mismo modo de algunos de los actuales.

Sigo pensando que la grandeza de los clásicos es la profundidad psicológica de los personajes y lo redondo de los guiones, algo que quizá ahora se olvide un poco en favor de los efectos visuales y la búsqueda de la sorpresa del espectador. Sucede muchas veces que llegan casi por casualidad a tu poder películas "independientes", que es raro que de por sí encuentres, y que no desmerecen nada a las "buenas" establecidas.

nubedealgodon dijo...

estoy de acuerdo en que las películas en blanco y negro no son lo mismo. Yo pienso que tienen una magia especial, no sé que es como si fuesen más intimistas.

Ireth dijo...

Hola nubedealgodon! Sí, quizá las historias, al estar menos rodeadas de artificio, nos resultan más cercanas y nos llegan más (aunque, claro, también de esas hay en color).