viernes, julio 21, 2006

El tigre y la nieve ****


El tigre y la nieve del genial Roberto Benigni. Una película llena de lirismo y poesía con toques propios del director italiano.

Attilio (Benigni) es un poeta y profesor universitario de poesía en la Universidad para Extranjeros de Roma. En el año 2003, la guerra de Irak no ha empezado todavía, aunque se palpa en el ambiente su próximo comienzo. Attilio parece vivir completamente en su mundo, de noche sólo sueña con una mujer con la que se desea casar. El nombre de la mujer es Vittoria (Nicoletta Braschi, su mujer en la vida real) que juguetea con él pero no le hace ningún caso. Attilio la sigue a todas partes, la vigila, le promete amor eterno y se lanza a sus pies. Pero cuanto más le presiona, ella más se resiste. Vittoria se encuentra escribiendo la biografía del poeta iraquí más importante de la actualidad, que ha vivido durante años en París y que está preparando su regreso a su hogar en Bagdad (Jean Reno). Vittoria cae gravemente herida en pleno conflicto bélico y Attilio se desplazará hasta allí y hará todo lo posible para sanarla.


No exenta de humor, la película esconde la crueldad de la guerra y la crudeza de la muerte y, ante todo, el poder del amor, la fuerza humana por encima de las diferencias de religión para afrontar las situaciones difíciles. Es esencial también la magia de los símbolos y los detalles personales.


Creo que para Benigni la vida es poesía. Una bella película, si bien a mí me cojea un poco el comienzo. Tras la ya clásica La vida es bella y el fracaso de su Pinocho (que no he visto) Roberto pega fuerte de nuevo con El tigre y la nieve, esperemos que no nos dé tregua! ;-)

3 comentarios:

Antonio Manuel dijo...

Otro ejercicio de creación fabulística hecha cine del gran Benigni...

Con ese optimismo invencible que aporta a sus películas, el oscarizado italiano teje y nos ofrece una historia, con sorpresa parentesca final, que divierte, emociona, ... y te hace salir del cine más feliz!

Ireth dijo...

Pues sí, no sé si Benigni teje o borda ;-)... una película preciosa.

Se nos olvidó mencionar la presencia fugaz de Borges jeje.

améLi dijo...

Sí, es estupenda!