miércoles, julio 26, 2006

Memories of murder (Crónica de un asesino en serie) ***



Nueva cita con el cine en V.O.S. en las Noches de verano de la CAI. En esta ocasión nos adentramos en el desconocido cine de Corea del Sur con el segundo largometraje de Boon Joon-ho (Concha de plata al mejor director del Festival de S. Sebastian 2003): "Memories of murder".

Con un guión basado en sucesos reales acaecidos a mediados de los años ochenta, el relato nos lleva a la provincia de Gyunggi de Corea del Sur, en 1986, donde apareció el cuerpo de una joven brutalmente violada y asesinada. Dos meses después, se produjeron una serie de violaciones y asesinatos en circunstancias similares. Y en un país que nunca antes ha conocido semejantes atrocidades comienza a tomar cuerpo la idea de un asesino en serie. Se organiza un destacamento especial para la zona, encabezado por el detective de policía local Park Doo-man y un detective de policía procedente de Seúl, Seo Tae-yoon, que ha solicitado ser asignado al caso. Sin embargo, la resolución de los asesinatos parece cada vez más lejana, sumiendo a los investigadores en un estado de creciente desesperación.




Con una inusual mezcla de géneros para una película de esta temática, donde sorprende el uso en demasía de una comicidad exagerada y a veces hasta soez, lo que originalmente sería un thriller policíaco se reconduce a través de una muy bien originada tensión dramática en un suspense de inesperada resolución.

Lo que bien pudo ser una magnífica cinta de crímenes queda empañada tristemente por un extraño empeño en originar la carcajada fácil y a destiempo en el espectador con gags que llegan a recordar por lo oriental al peor "Humor amarillo" de ayer y hoy. Se salva principalmente el último tercio de la película en la que los componentes serios se imponen a los anteriores creando una atmósfera de angustia, venganza y extrañamiento que da lugar a un giro radical de los acontecimientos finales.




4 comentarios:

Fer dijo...

¡Qué buena crítica! No he visto la película, pero lamento, por lo que dices, que un cine con una base propia tan rica y prometedora se rinda a los esquemas clásicos del cine occidental. El cine surcoreano, como el oriental en general, tiene la capacidad técnica y el potencial creativo para ser una alternativa al gran mercado, y no un mero "made in china". Un abrazo, Elros!

Elros dijo...

Pues sí Fer, con todo lo que tienen que aportar al séptimo arte es una auténtica pena que se suela recurrir en demasía al humor descerebrado o a la típica escena de artes marciales...

Como ejemplo del buen hacer surcoreano he recordado la película "Hierro 3". Premiada por partida doble en el Festival de Venecia, a mí particularmente me encantó por su originalidad, su lirismo, y la paz que transmite. Os la recomiendo a todos fervientemente.

Gracias por mi primer comentario como blogger, Fer. Un fuerte abrazo!

Ireth dijo...

Enhorabuena por tu primer post Elros. Había oído hablar muy bien de esta película pero estoy de acuerdo contigo en que, muchas veces, por intentar hacer la gracia y conseguir una sonrisa del público se cargan una buena película. No todas las películas son para reír!

Elros dijo...

Gracias Ireth!...

Estamos de acuerdo, hay que tener mucho cuidado con las mezcolanzas de géneros porque no todos son compatibles entre sí. De todas formas, la película merece la pena verla.