sábado, enero 14, 2006

El cartero de Neruda (ardiente paciencia)





Ayer pude asistir a la representación de El cartero de Neruda (ardiente paciencia) en el Teatro Principal, la adaptación de José Sámano de la obra de Antonio Skármeta. El cartero de Neruda tiene su origen en la obra teatral Ardiente Paciencia, anterior a la novela y a la película que hicieron conocida en el mundo la historia de ficción del cartero Mario Jiménez y Neruda.

La historia se sitúa en Isla Negra, pueblecito chileno donde se encuentra la casa de Neruda, durante los primeros años 70, años convulsos en los que las alusiones a Salvador Allende y posteriormente a Pinochet aparecen y se entrelazan con la trama central: la relación de Mario y Neruda, la progresiva "culturización" poética (a base de metáforas) del cartero y la ayuda de Neruda mediante la pluma y la amistad en la conquista amorosa de Beatriz por parte de Mario.

Las interpretaciones, a cargo de José Ángel Egido (Pablo Neruda), Miguel Ángel Muñoz (Mario, el cartero), Tina Sáinz (Doña Rosa, madre de Beatriz) y Marina San José (Beatriz), más la breve aparición de Juanma Gómez y Pablo Castañon. Cabe destacar notablemente las actuaciones de los dos primeros, enormemente logrados.

La puesta en escena sencilla y sobria, un decorado con leves cambios para toda la trama y un telón con los títulos de las obras de Neruda que se corría cada vez que era necesario un cambio escenográfico o de escena y que introducía a su vez los apuntes políticos. Estos apuntes ante el público delante del telón y alguna breve escena coreografiada fueron, para mí, los puntos más flojos de toda la obra.

En mi caso, había visto la adaptación cinematográfica (película que os recomiendo) y muchos diálogos o escenas me la rememoraban. Puntos clave son la sencillez, bondad e inocencia del "analfabeto" Mario que descubre un mundo lleno de metáforas y belleza gracias al cultivado poeta Neruda, que también se enriquecerá con el cartero al que pedirá le grabe los sonidos de la naturaleza de su tierra cuando se encuentra moribundo en París y añora su patria.

Mario llegará a decirle a su ya amigo Neruda que "La poesía no es de quien la escribe, es de quien la necesita". Momentos entrañables en ese descubrir de un mundo nuevo son los siguientes:

Neruda: -Te has quedado ahí quieto como un palo.
Mario: -¿Clavado como una lanza?
Neruda: -No, inmóvil como una torre de ajedrez.
Mario: -Quieto como un gato de porcelana.
Neruda: -Es absurdo que me sometas a esta lluvia de símiles y metáforas.

Mario se siente "raro" como él mismo califica:

Mario: -Las palabras iban de aquí para allá como el mar.
Mario: -Me sentía como una barca sacudida por todas esas palabras.

Y enamora a Beatriz mediante metáforas plagiadas de Pablo o creadas por él que escandalizan a su madre:

Mario: -Beatrice, tu sonrisa se expande como una mariposa.

Es una gran obra, os la recomiendo. Tenéis de tiempo todavía mañana...

Esta temporada el Principal está inmejorable, la siguiente cita la próxima semana: La cena con Flotats y Carmelo Gómez, no me la perderé, en realidad, me parece que me voy a perder muy poquitas. Merece la pena que echéis un vistazo a la programación que no tiene desperdicio y trae obras (de Shakespeare, Calderón, Esquilo, Wilde...) y actores de gran talla (Marisa Paredes, Eduard Fernández, Gutiérrez Caba, Lola Herrera...)

2 comentarios:

Rickk dijo...

Saludetes.

¿Qué tal? Oye, como ya sabes que yo soy especialmente despistado... cuando toquen la obra de Wilde y la de Esquilo (y ya de paso la de Shakespeare y la de Calderón) si puedes avísame, plis.

Ciao.

Ireth dijo...

OK, no te preocupes que yo te aviso. Las que dices serán en marzo y abril, pero ya te diré.