domingo, mayo 21, 2006

Hard Candy ****

No sé cómo afrontar realmente la crítica de esta película... Para empezar, algo diferente a lo habitual, y con escenas duras de digerir.

Hard Candy narra la historia de una joven adolescente de 14 años, Hayley (Ellen Page), que a través de Internet establece una relación con un treintañero, Jeff (Patrick Wilson), fotógrafo profesional (sobre todo de modelos adolescentes que cubren las paredes de su casa). Los dos se conocen un día, y comienza la tortura. Aquí se establece el debate de la película: Hayley es menor de edad y se puede acusar a Jeff de pederastia... El problema es que todo es producto de un plan de Hayley, de una inteligencia y crueldad insospechada: está convencida de que Jeff no tardará en confesarle que no es la primera adolescente a quien ha llevado a su casa y, además, está segura de que su prisionero sabe lo que le ocurrió a Donna Mauer, otra adolescente desaparecida de la que Jeff conserva una foto en la caja fuerte. Lo somete a toda clase de tortura, tanto física como psicológica: lo ata, simula una castración, le pone una soga al cuello, ... La película se plantea de tal manera que el público se alinea con Jeff, es difícil no hacerlo viendo los actos de la joven, pero bien es cierto que también hay algo oscuro en él que no permite quitarle toda la culpa...

Está rodada prácticamente en su totalidad en el interior de la casa de Jeff, por lo que el coste no habrá sido muy elevado (siempre que veo películas sin demasiados "recursos" me convenzo de que no es necesario un despliegue impresionante para construir una buena historia y realizar una señora película, y cómo no, rememoro mi querida Rewind, que pocas personas han visto y que tiene una idea argumentativa muy atractiva).

Hay que destacar unas soberbias interpretaciones, sobre todo de la joven Ellen Page que hace un trabajo impecable. Prácticamente sólo aparecen los dos (tiene una breve aparición también Judy Tokuda, que aparecía en Entre copas). Se juega con la imagen de Caperucita roja con Hayley, la moderna Capreucita que se come al lobo (esto me permite recordar a Raúl Vacas y sus poemas sobre la misma, y volver a decir que su post es una cuenta pendiente).

El productor David Higgins comenta de dónde vino la idea original:

"La idea original surgió de un artículo que leí sobre chicas adolescentes en Japón que estaban entablando relaciones con hombres mayores que ellas a través de Internet; cuando el hombre mayor queda con la joven, ésta y varias amigas suyas le están esperando para asaltarle y darle una paliza. Pensé que sería una toma interesante donde quedaría palpable el papel del depredador y el de la presa. Después pensé que sería más interesante si se tratara de una única chica haciendo eso, una chica persiguiendo a tipos que cazan jovencitas a través de Internet. Así que llamé a Brian y le dije, “Tengo esta idea,” y se la lancé, y hubo ese largo silencio antes de que dijera, “Te llamaré.” ¡Estaba seguro de haberla pifiado! – Al día siguiente me llamó y me dijo, “Está bien, estoy contigo. Creo que has dado con algo bueno"".

Una buena propuesta para ver algo diferente e intentar juzgar y sacar conclusiones (si es que hay una clara y posible).

4 comentarios:

Antonio Manuel dijo...

¿"La moderna Caperucita que se come al lobo"?... Uyuyuy!... ya está mi Ireth plagiándome frases para las críticas!! jajajaja! ;-)

Nada, que no hay nada que hacer... que la blogger ha cogido como costumbre destripar lo que comenta..., en fin!


Buena y destacable película de incomodo visionado para el género masculino. Saliéndose de las formas fílmicas establecidas, y con un suspense psicológico que te tiene en vilo la mayor parte de la cinta, asistimos a un ejercicio de enjuiciamiento de la pedarastia y de la venganza por cuenta propia.

A lo largo del metraje, y a través principalmente de unas buenas interpretaciones, encontramos tensión, humor, ironía, miedo, flirteo, sadismo, locura,...; en resumen, una sesión completa de todo lo que habéis buscado alguna vez en una película. (Aviso: esto último no va dirigido a los amantes de "Pretty Woman")

Disfrutad, temblad, indignáos,... pero sobre todo no os sintáis, ni chicos ni chicas, identificados!!

Ireth dijo...

Hombre Antonio... así que, ¿plagiando? jeje. ;-)

Estoy totalmente contigo en que el público haga lo que quiera MENOS IDENTIFICARSE con cualquiera de los dos personajes. Y sí, la película tiene un poco de todo.

Dices "enjuiciamiento de la pederastia y de la venganza por cuenta propia", creo que hay exactamente eso, y no una condena de uno u otro aspecto por encima del otro.

Al público le gustaba la película, y no eran pocas las mujeres (bueno, a lo mejor sólo era un sector femenino) el que se reía con las torturas despiadadas al pobre Jeff. Si es que no se puede ser tan malas... :-)

Fer dijo...

Qué gran comentario de la peli, Ireth! Escuché el otro día en la radio a Carlos Boyero, crítico de cine de El Mundo, decir que era una peli muy interesante precisamente por lo que comentáis, la subversión de los valores éticos, el cambio de roles. A mí también me atrae mucho explorar esos deseos de venganza, el deseo de buscar tu propia justicia, pero caer en el sadismo es fácil... No sé cuál será el espíritu de la peli, pero por la cita del productor, parece que lo único que quisiera explorar es el morbo. Seguramente me equivoco eh, que no la he visto y estoy aquí diciendo bobadas.
Muchas gracias por seguir compartiendo tanto con tus fieles lectores, Ireth!

Ireth dijo...

Hola Fer!

No creo que se buscara únicamente el morbo sino, como muy bien dices, plantear los dilemas morales y éticos de la situación: en un principio será totalmente condenable el papel del pederasta, pero viendo a la joven uno tampoco se puede alinear de su lado. He aquí la cuestión. Te recomiendo que vayas a verla si estas interesado en este tema y la polémica.

Aun así hay escenas que, a mi entender, rozan la exageración y hubieran sido innecesarias ("fantasiosas" creo que fue la palabra que utilizó Antonio para que luego no me diga que lo plagio jeje ;-)).